Un saludo coorsial desde la CHOZA